Sobre las Hormonas Femeninas

Seguramente acuses a tus hormonas de tu terrible humor; sin embargo, ¿Qué sabes de ellas? Hoy vamos a hablar sobre algunas: estrógeno, progesterona y más. Las hormonas son sustancias químicas específicas creadas por tu estructura endocrina que controlan cada función de tu cuerpo, incluido el desarrollo, el metabolismo y la reproducción.

En las mujeres, las hormonas femeninas son partes clave de la reproducción, la sexualidad, la salud y el bienestar en general. Si tienes una comprensión decente del papel que juegan las hormonas femeninas, estarás mejor preparada para percibir los desequilibrios hormonales irregulares y el deterioro natural que se produce con la edad.

Aquí va un resumen rápido: tus ovarios, los órganos que descargan un óvulo en medio de la ovulación, liberan hormonas femeninas. Las dos hormonas primarias son el estrógeno y la progesterona. Los niveles tanto de estrógeno como de progesterona disminuyen significativamente cuando dejas de ovular en la menopausia. La disminución del estrógeno es la causa de la mayoría de las grandes manifestaciones de la menopausia.

Estrógeno: la hormona detrás de tu periodo

El estrógeno es la hormona femenina que vacila a lo largo del ciclo menstrual de una mujer. Un ascenso progresivo en el nivel de estrógeno en las dos semanas iniciales del ciclo menstrual, llamado periodo folicular del ciclo, es lo que hace que las mujeres desarrollen un recubrimiento uterino cada mes, así se inicia la preparación para el embarazo y una disminución en el estrógeno (y progesterona) es lo que hace que las mujeres tengan un período menstrual cada mes.

El estrógeno también es un factor vital para mantener la integridad de los huesos y el bienestar cardiovascular de las mujeres. Las mujeres jóvenes comienzan a producir estrógeno en la pubertad y la generación de estrógeno disminuye a medida que la mujer envejece hasta el punto de que no está produciendo lo suficiente para engrosar el recubrimiento uterino y tener periodos menstruales. Además del final de la menstruación, algunas indicaciones de niveles bajos de estrógeno son sofocos y sequedad vaginal.

Progesterona: Esencial para el embarazo

Durante los años de maternidad de una mujer, los niveles de progesterona aumentan en un 50% durante su ciclo menstrual, después de que el óvulo sale de su ovario de mes a mes. Ante la posibilidad de que ella quede embarazada, el nivel de progesterona sigue aumentando y ayuda a mantener el recubrimiento uterino espeso para el bebé en desarrollo. En el caso de que no termine embarazada, los niveles de progesterona caen, indicando al cuerpo que elimine el recubrimiento uterino en medio del ciclo femenino.

La progesterona, básica para la reproducción, a veces produce efectos secundarios irritantes para las mujeres en las últimas dos semanas de su periodo menstrual. Estos efectos secundarios incluyen hinchazón, sensibilidad en los senos y acné. A veces, una combinación de síntomas físicos y cambios en la mentalidad ocurren habitualmente en el periodo de la semana anterior; esto se alude con frecuencia como trastorno premenstrual, o PMS. Con frecuencia, el PMS se puede supervisar mediante cambios en la vida, como hacer ejercicio y comer una dieta saludable, y medicamentos de venta libre como Motrin, Advil o Midol Cramp (Ibuprofeno) y Aleve (naproxen).

Testosterona: no es solo para hombres

Otra hormona, la testosterona, se crea en bajas cantidades en las mujeres, pero generalmente se considera una hormona masculina. Los niveles elevados de testosterona pueden causar efectos secundarios virilizantes, lo que implica que puedan suceder ciertos atributos físicos masculinos, por ejemplo, un aumento del cabello en ciertas zonas del cuerpo. En la posibilidad remota de que sus niveles de testosterona sean inusualmente altos, podría ser una indicación de un problema de salud, por ejemplo:

  • Trastorno ovárico poliquístico Tumor ovárico.
  • Tumor en su órgano suprarrenal.
  • Hiperplasia adrenocortical inherente.

En caso de que tengas preocupaciones acerca de tus niveles hormonales, habla con tu médico. A veces, tu especialista puede recetarle un simple análisis de sangre para determinar si tus hormonas están fuera de control. O puede referirte a un endocrinólogo, un especialista que trabaja en el diagnóstico y el manejo de problemas que incluyen tus hormonas.

¿Lista para seguir tu Ciclo?

Descarga Mujer Alerta del Google Play Store Descarga Mujer Alerta del Apple AppStore