Es establecido en esa fecha por la ONU desde 1975, pero tiene varios antecedentes muchos años atrás, datando desde 1848 con una convención  por los derechos de las mujeres, en USA.

En repetidas ocasiones fueron marchas para poner en valor los derechos del colectivo femenino, con condiciones igualitarias de género y la exigencia de derechos civiles, sociales, políticos y religiosos.

Si bien fueron múltiples los hechos ocurridos alrededor de todo el mundo, hay 2 episodios que fueron hitos a nivel internacional, como ejemplo de lucha y mártir.

Uno de ellos fue en el año 1857, se realizó una gran marcha de trabajadoras de la industria textil, donde miles de trabajadoras marcharon sobre los barrios adinerados de Nueva York en forma de protesta por las pésimas condiciones de trabajo.

Luego el segundo sucedió en 1911, donde 40000 costureras industriales de grandes fábricas se declararon en huelga, exigiendo el derecho de unirse a los sindicatos, mejores salarios, una jornada de trabajo más corta y el rechazo al trabajo infantil. Durante el transcurso de este hecho, fueron brutalmente reprimidas por la policía y hubo alrededor de 146 (129 trabajadoras y 17 trabajadores entre 14 y 48 años) muertes producidas por un incendio en una fábrica textil.

Estos episodios fomentaron el activismo femenino en la historia hasta el día de hoy que aún  las mujeres siguen luchando porque se tengan en cuenta sus derechos en la sociedad actual. Si bien se avanzó mucho a comparación de décadas anteriores, todavía existen problemáticas que siguen afectando gravemente en la sociedad, tales como la violencia de género o la desigualdad en el ámbito académico o laboral.

En todo el mundo éste día se motiva a la reflexión y se realizan muchas protestas con el fin de lograr avanzar más pasos hacia una sociedad igualitaria, donde las mujeres podamos sentirnos seguras y sin restricciones.