La imagen corporal es la percepción personal que tienes sobre ti misma, como te sientes y como piensas sobre tu apariencia.

Las mujeres con una imagen corporal saludable son beneficiadas gozando una buena salud mental. No obstante, muchas mujeres poseen imágenes corporales negativas, lo que las expone a ser más propensas de sufrir depresión, trastornos de la conducta alimentaria u otros problemas de salud física y mental.

La imagen corporal en forma saludable representa que estás conforme y cómoda con tu físico y en la forma que se ve. La manera que piensas, juzgas y como sientes tu apariencia y autoestima. No siempre se relaciona con tu talle o tu peso sino más bien con el concepto personal tuyo sobre tu cuerpo.

Los primeros beneficios que se dan al tener una imagen corporal saludable son una buena salud física y mental.

Los pensamientos negativos sobre la percepción de nuestro cuerpo pueden afectar a mujeres y niñas exponiéndolas a ser más propensas a padecimientos de salud mental, alteraciones de la conducta alimentaria y depresión. Uno de los motivos más frecuentes en mujeres es la insatisfacción sobre su imagen deseada.

Tener una imagen negativa causa baja autoestima y hasta puede afectar la forma en la que te relacionas con quienes te rodean y hasta incluso al momento de elegir pareja. Puede que quieras llevar una vida más aislada o que empieces a obsesionarte con tus comidas o el ejercicio.

Las mujeres desde su niñez están expuestas desde las primeras etapas de su vida hasta su adultez a mensajes sobre cómo deben lucir. Es frecuente que se la valore o elogie a la mujer más por como luce que por cómo piensa, si bien existe un gran movimiento femenino dispuesto a erradicar estos estereotipos de las conductas sociales aún queda mucho por hacer. Los medios y redes sociales se enfocan en mostrar mujeres de curvas perfectas delgadas, atractivas y jóvenes. Lo que se ignora es que se utilizan herramientas tecnológicas de para editar las imágenes dejando un patrón surrealista de belleza inalcanzable para muchas niñas y mujeres que intentan lograr alcanzar estos estereotipos que no existen en la vida real.

Ahora también existen situaciones que pueden distorsionar tu percepción personal, algunas son:

  • Sufrir bullying o acoso en tu infancia
  • Personas que te rodean te critiquen o juzguen tu apariencia.
  • La alta exposición a imágenes en redes o medios que te hagan sentir mal
  • Sufrir de bajo peso o sobrepeso.

Entonces ¿cómo puedo tener una imagen corporal saludable de mi misma?

Si notas o sientes que tienes sobrepeso o bajo peso, es importante que acudas a un profesional de la salud que pueda ayudarte a armar un plan adecuado para tu cuerpo, resiste la tentación de intentar solucionarlo sola y pedí ayuda a profesionales capacitados. De esa manera no fracasaras en el intento y no correrás riesgos en tu salud.

Llénate de pensamientos positivos sobre ti misma, medita o agradece sobre aquello que tienes y que te hace tan especial y que te gusta, eso a menudo ayuda a sentirte más segura de ti misma.

La principal beneficiaria de tener una imagen saludable eres tú, pero también puede influir positivamente en quienes te rodean tales como de ser el caso en tus hijas, hermanas, amigas, etc.

¡El cambio empieza en tu interior pero puede ayudar a tu entorno!

NOSOTRAS SOMOS MUJERES REALES!

Lo más relevante es averiguar cuál es tu peso saludable, ya que puede variar con las características individuales (edad, contextura, etc.) de cada persona. Tu peso sea en exceso o escases puede afectar tu capacidad reproductiva o traerte complicaciones en el embarazo u otras afecciones más. En líneas generales no hay una receta mágica para perder o ganar peso para todas las mujeres, ya que el organismo de cada una actúa de forma diferente.

¿Cómo averiguar mi peso saludable?

Es de gran utilidad averiguar tu IMC (índice de masa corporal) para que sepas en que rango te encuentras…El IMC combina tu peso y altura para calcular el % de grasa en el cuerpo.

Otro método puede ser medir el perímetro de tu cintura. Las mujeres que tienen más de 88cm o 35pulg. Corren mayores peligros de sufrir trastornos causados por sobrepeso.

El bajo peso, sobrepeso u obesidad aumentan la exposición a padecer dificultades importantes en la salud tales como:

Alteraciones en el ciclo menstrual

Osteoporosis

Depresión

Problemas respiratorios

Cáncer

Diabetes

Colesterol

Trastornos cardíacos y cerebrales

Dificultades en el embarazo

¿Qué me puede hacer más vulnerable a perder mi peso saludable?

Genes y precedentes familiares

Metabolismo

Edad

Trauma

Medicamentos

Sedentarismo

Consejos que pueden ser útiles para conseguir un peso saludable:

Tomar  metas realistas. Es muy importante que consultes con tu médico de cabecera sobre lo que deseas lograr y como lo quieres realizar.

Planea tu alimentación con tiempo y dedicación en tu hogar.

Focalízate en consumir alimentos nutritivos, ricos en vitaminas y minerales.

Toma nota de todo lo que comes habitualmente y la actividad física que realizas. También anota las calorías que contienen lo que bebes a diario.

Ponte límites con los tiempos frente a las pantallas y suplanta el hábito con actividad física.

Duerme lo necesario y controla tus niveles de estrés, que la falta de descanso o los nervios aumentan los niveles de cortisona en tu cuerpo y producen aumento de peso.

Si notas que tu peso es mayor o inferior al que te correspondería por tu IMC, es importante que hagas consultas con tu médico y nutricionista. De esa forma pueden guiarte a conseguir tu peso adecuado y hacerte controles de rutina.

Estamos a plenitud del mes con nuestras actividades, compromisos y pum… Lo inevitable y anticipado por Mujer Alerta, el periodo. Ahora bien nuestras hormonas comienzan a experimentar cambios abruptos de un día para el otro provocándonos cansancio, antojos e irritabilidad.

En lo que menos pensaríamos es  en realizar una actividad física que requiera un gasto de energía importante…

A continuación te contaremos como en la mayoría de los casos el deporte puede llegar a ser nuestro aliado, para poder lograr tener en esta fase del ciclo menstrual días más placenteros.

En la mayoría de los casos experimentamos dolor menstrual debido a la inflamación en la zona pélvica y el ejercicio tiene efectos antinflamatorios a largo plazo, debido a que aumenta la circulación del flujo sanguíneo, también ayuda a eliminar líquidos retenidos. Además las hormonas endorfinas producidas por la actividad física pueden reducir síntomas y dolores. Por lo cual una actividad, como correr caminar o bailar, te puede ser muy útil.

Además varios estudios realizados en distintas instituciones y experiencias de atletas, afirman que durante el periodo se aumenta el rendimiento deportivo en la mayoría de los casos…

Mejora tu estado de ánimo y te ayuda lidiar con los cambios de humor, que nos afectan en esos días. Esto se debe a nuestras aliadas y antes mencionadas amigas endorfinas, producidas por la actividad física.

También con el ejercicio podemos bajar o controlar el peso, que en líneas generales se ve afectado por el aumento de consumo de carbohidratos. El beneficio de ejercitarse en esos días, es que al tener cambios hormonales nuestro metabolismo se acelera y podemos quemar calorías extras en las rutinas de ejercicio.

Teniendo en cuenta estas claves, te invitamos a que si aún no cuentas con una rutina de ejercicio, elijas una con tu médico de cabecera y a disfrutar!!!