Primeramente vamos a describir ¿Qué son?

Ésta es una práctica  que consiste en limpiar la vagina con agua y otros líquidos. Generalmente están hechas de agua y vinagre, bicarbonato de sodio o yodo y  vienen en un envase con un rociador para aplicar en forma directa.

Como es un hábito frecuente en las mujeres es importante informar sobre algunos efectos perjudiciales para la salud femenina.

En su mayoría los médicos no recomiendan esta técnica de higiene, ya que puede causar modificaciones en equilibrio de la flora vaginal y la acidez necesaria naturalmente de una vagina sana. Una condición equilibrada incluye bacterias benignas y nocivas que producen un ambiente ácido, el mismo forma un escudo protector en la vagina contra infecciones e irritaciones. 

Existen padecimientos asociados a la utilización de ésta  técnica de higiene tales como:

Vaginosis bacteriana

Enfermedad inflamatoria pélvica

Problemas durante el embarazo

Infecciones Transmisión Sexual

Irritación o sequedad vaginal.

¿En caso de que existiera olores se debería utilizar?

No porque si sientes olores específicos, secreciones, picazón, etc. Son signos de alarma que da tu cuerpo y debes consultar con tu médico especialista en cambio sí realizas duchas vaginales estarías eludiendo síntomas que pueden ayudar a dar un diagnóstico acertado.

Deberías comunicarte con tu médico si llegaras a tener síntomas tales como:

 Secreción vaginal con mal olor

Picazón vaginal y secreciones blancas, verdes o amarillentas con o sin olores.

Ardor, irritación e inflamación dentro o alrededor de la vagina.

Dolor al orinar.

Dolor durante las relaciones sexuales.

Algunos de estos síntomas pueden ser señales de ITS o infecciones por eso es importante no tapar estos síntomas con una ducha vaginal y si buscar ayuda profesional.

 Es importante que sepas que la vagina se limpia sola produciendo mucosidad natural que lava la sangre, el semen y descargas vaginales. También es natural tener distintos olores leves durante el día. Es conveniente que mantengas tu vagina limpia y saludable lavando el exterior con agua tibia.

Existen creencias de que las duchas vaginales después de las relaciones sexuales previenen las ITS y el embarazo, siendo estas convicciones FALSAS.

También es importante que sepas que durante el embarazo las duchas vaginales aumentan las probabilidades de que tengas mayor riesgo de embarazo ectópico o mayor peligro de parto prematuro.

Mantener tu higiene en forma sana y natural además de las consultas frecuentes con tu especialista contribuye a tu  salud.

Lo más relevante es averiguar cuál es tu peso saludable, ya que puede variar con las características individuales (edad, contextura, etc.) de cada persona. Tu peso sea en exceso o escases puede afectar tu capacidad reproductiva o traerte complicaciones en el embarazo u otras afecciones más. En líneas generales no hay una receta mágica para perder o ganar peso para todas las mujeres, ya que el organismo de cada una actúa de forma diferente.

¿Cómo averiguar mi peso saludable?

Es de gran utilidad averiguar tu IMC (índice de masa corporal) para que sepas en que rango te encuentras…El IMC combina tu peso y altura para calcular el % de grasa en el cuerpo.

Otro método puede ser medir el perímetro de tu cintura. Las mujeres que tienen más de 88cm o 35pulg. Corren mayores peligros de sufrir trastornos causados por sobrepeso.

El bajo peso, sobrepeso u obesidad aumentan la exposición a padecer dificultades importantes en la salud tales como:

Alteraciones en el ciclo menstrual

Osteoporosis

Depresión

Problemas respiratorios

Cáncer

Diabetes

Colesterol

Trastornos cardíacos y cerebrales

Dificultades en el embarazo

¿Qué me puede hacer más vulnerable a perder mi peso saludable?

Genes y precedentes familiares

Metabolismo

Edad

Trauma

Medicamentos

Sedentarismo

Consejos que pueden ser útiles para conseguir un peso saludable:

Tomar  metas realistas. Es muy importante que consultes con tu médico de cabecera sobre lo que deseas lograr y como lo quieres realizar.

Planea tu alimentación con tiempo y dedicación en tu hogar.

Focalízate en consumir alimentos nutritivos, ricos en vitaminas y minerales.

Toma nota de todo lo que comes habitualmente y la actividad física que realizas. También anota las calorías que contienen lo que bebes a diario.

Ponte límites con los tiempos frente a las pantallas y suplanta el hábito con actividad física.

Duerme lo necesario y controla tus niveles de estrés, que la falta de descanso o los nervios aumentan los niveles de cortisona en tu cuerpo y producen aumento de peso.

Si notas que tu peso es mayor o inferior al que te correspondería por tu IMC, es importante que hagas consultas con tu médico y nutricionista. De esa forma pueden guiarte a conseguir tu peso adecuado y hacerte controles de rutina.

Ante un enemigo que afecta un importante porcentaje de mujeres, es relevante tener información sobre: ¿Qué es, su origen y cómo prevenirlo?

Éste es un cáncer que da su origen en los tejidos de las células mamarias. Si bien en forma poco frecuente afecta en algunos casos a hombres, es mayormente padecido por mujeres. Es importante la concientización del mismo en la comunidad para favorecer a la detección temprana que esta directamente ligado con la probabilidad de superarlo.

Existen algunos factores que pueden aumentar las probabilidades de riesgo, que también van cambiando según la genética de cada persona. Estos pueden ser:

La edad, a partir de los 40 y 50 años el porcentaje de riesgo se incrementa y después de los 75 años disminuye.

La etnia, las mujeres blancas son más propensas al riesgo de padecerlo. Sin embargo las asiáticas y africanas son las que poseen menos peligro de contraerlo.

El factor genético, por antecedentes familiares por genes hereditarios, antecedentes personales de haberlo padecido anteriormente.

Exposición a radiación, por  tratamientos en el tórax durante la infancia o en primeras etapas de la vida adulta.

La obesidad y el consumo de alcohol aumentan los riesgos de contraerlo.

Tener la primera menstruación antes de los 12 años.

Comenzar la menopausia a una edad mayor.

Terapia hormonal para tratar la menopausia o el consumo de estrógenos a lo largo de la vida.

Nunca antes haber estado embarazada o un haber tenido embarazos tardíos.

Formas de prevenirlo:

Consultar con tu médico especialista, sobre tu historia clínica y cuando necesitas hacer exámenes clínicos. Ten presente que la importancia de los análisis es para favorecer la detección temprana e incrementar los porcentajes de superarlo.

Ten presente realizar un autoexamen periódicamente en tus mamas para intentar notar si hay algún cambio, bulto u otra inconsistencia y avisarle a tu medico inmediatamente. Esto no suplanta los análisis clínicos que son más específicos, pero si ayuda a identificar signos inusuales con rapidez.

Beber alcohol con moderación.

Haz ejercicio con frecuencia y si no acostumbras a hacerlo consúltale a tu médico que actividad es recomendable para ti.

Mantener un peso saludable para tu índice corporal.

Eligen una dieta saludable, se recomienda una dieta mediterránea por su contenido de alimentos de origen vegetal, cereales, frutas, vegetales, aceite de oliva y pescado. Además de reducir el riesgo de contraer cáncer de mama reduce el nivel de colesterol.

Ten en cuenta siempre consultar a tu médico y realizar los controles de rutina para estar saludable.

También algunas de las recomendaciones de prevención como mejorar tu dieta, la ingesta de alcohol moderada, hacer ejercicio, etc. contribuye a beneficiar tu salud y bienestar físico.

Mujer Alerta siempre está junto a vos, gracias por ser parte de nuestra comunidad!

Sin importar en la etapa de nuestra vida que estemos atravesando, estamos en constantes cambios y continuamos creciendo en distintos aspectos.

Generalmente esos cambios, a veces nos producen ansiedades o miedos de no poder adaptarnos a ellos. Pero muchas veces no podemos tener control absoluto de ello, puesto que no podemos detener el tiempo y a veces escapa de nuestras manos controlar cambios que se producen en nuestro cuerpo.

Pero la idea principal es centrarnos en lo que si podemos hacer o la actitud positiva que debemos tener para enfrentar esa realidad y lograr disfrutar esa nueva etapa que se abre ante nosotras.

Sea de niña a adolescente, de la pubertad a mujer adulta y así hasta llegar a la senectud. Lo importante es como educamos nuestra mente para enfrentar las distintas etapas y no dejarnos guiar por los tabúes de la sociedad que no construyen más que prejuicios que logran disminuir la autoestima.

Una de las claves propuestas por expertos es encontrar nuestras capacidades personales y resilientes para poder adaptarnos a los cambios de circunstancias.

En el caso de los cambios en la adolescencia, es importante que pueda obtener herramientas para desarrollarse en forma autónoma con la sociedad, respetando su espacio íntimo y que pueda fortalecer en forma sana su contexto social con sus amistades.

En la etapa de la madurez, si bien hay muchos más momentos de estabilidad puede ser un desafío mantener un equilibrio entre todas las responsabilidades y el deseo personal. Por eso es importante lograr obtener espacios y tiempo para uno mismo.

Cuando llega la senectud es importante afrontar de la mejor manera la jubilación y aprovechar ese tiempo para realizar todo aquello que se fue postergando a lo largo de los años por falta de tiempo.

Lo más importante no es la edad que tengamos sino cómo la vivimos. Es importante recordar que nuestra actitud puede marcar la diferencia, y si es positiva tendrás los mejores resultados.

Diversificar nuestras amistades es muy útil. Tener amigos de distintas edades amplían nuestras perspectivas y logran ayudarnos a vencer la soledad.  

Prepararse y tomar decisiones sobre el estilo de vida que quieres llevar o la actitud que vas a tomar, es parte de tomar el control sobre la calidad de vida que quieres tener.

Siempre tener buena actividad física, alimentarse en forma saludable y actitud positiva, son los tres pilares que contribuyen a la salud física, por ende se refleja en la salud mental y cognitiva.

Side view of serene woman sitting on sandy beach against blue sky outdoors

Por último es útil  recordar que no eres la única persona que atraviesa estos cambios, podrías buscar un espacio de contención y apoyo con otras mujeres que puedan entender tu situación.

A algunas les resulte familiar este término y otras quizás no…

La realidad es que es una etapa estrechamente relacionada con el post-parto y la maternidad. Pero a pesar de la diversidad de decisiones sobre planificación familiar que hay en nuestra comunidad femenina, es muy útil tener conocimiento sobre este concepto ya que puede en algún momento de nuestra vida afectarnos o quizás a alguien cercano a nosotras.

El Puerperio se denomina al periodo de tiempo que va desde el momento de dar a luz hasta el momento en que el organismo de la madre logra recuperarse progresivamente con características biológicas similares que tenía antes del embarazo.

Este es un periodo de cambios hormonales y emocionales constantes (alegría y tristeza) , irregularidad en el sangrado y amenorrea (ausencia del mismo). La duración es variable al organismo de cada mujer, se aproximan según estadísticas 45 días de duración. Por eso la importancia de tener acompañamiento médico especializado e informarse, para poder entender los procesos que suceden en el organismo materno.

El mismo cuenta con diferentes instancias de las cuales vamos a nombrar algunas:

Puerperio inmediato; son la próximas 48hs después del parto, existe un sangrado abundante con la presencia de loquios (vestigios de placenta).

Puerperio precoz; 2-10 días, existe la eliminación de líquidos retenidos en el cuerpo, cambios hormonales como el aumento de la prolactina, cambios en el aparato circulatorio, alteraciones en la piel entre otros.

Puerperio tardío; hasta los 45 días aproximadamente o hasta el retorno de la menstruación, existe pérdida de peso y reduccion del abdomen al acomodarse el útero y otros órganos reproductivos que una vez recuperados inician el ciclo menstrual.

También existe el Puerperio psicológico  tiene que ver con cambios emocionales y a nivel cerebral, que podría durar entre uno a dos años. Es importante contar con apoyo, ya que frecuentemente se produce una depresión post-parto que afecta a algunas madres.

Ahora bien, es muy importante que en este periodo, cuando se reanuda la actividad sexual, se tenga un control de las mismas dejando un registro y es muy útil, según las recomendaciones de tu especialista, elegir un método anticonceptivo que te favorezca. Ya que a pesar de la ausencia de tu periodo sigues siendo fértil y es recomendable esperar a que el organismo se recupere antes de quedar embarazada nuevamente.

Reportes - Ciclo Menstrual
Ciclo Menstrual – Reportes

Puede ser de gran ayuda nuestra app. de Mujer Alerta, porque en ella puedes agendar tu actividad sexual, síntomas o dolores y podrás recordar la información necesaria cuando vayas a consulta médica.

Acompañándote en todas tus etapas…

En nuestra comunidad Mujer Alerta gracias a nuestra aplicación, nos destacamos porque queremos anticiparnos a eventos que pueden alterar nuestra rutina, y por eso nos gustaría poder brindarte algunos consejos para que puedas estar prevenida al momento de llegar tu periodo.

TIP#1

Llevar siempre un sweater a mano, en caso de que te manches te ayudara a disimular el accidente.

TIP#2

Es aconsejable en caso de que te manches que laves tu ropa interior con agua fría y le agregues un poco de agua oxigenada para quitar la mancha sin dañar tu ropa interior.

TIP#3

Comer chocolate oscuro ayuda a segregar serotonina y poder combatir angustias o cambios en el humor del síndrome premenstrual, de esa manera te encontraras más relajada.

TIP#4

El consumo de té de jengibre es muy recomendable para los cólicos ya que posee propiedades antiinflamatorias similares al ibuprofeno.

TIP#5

Ten preparado un kit de emergencia, con apósitos protectores, analgésicos y mudas de ropa interior.

TIP#6

Escuchar música y bailar ayudan a liberar hormonas que contribuyen al bienestar. Incluso mantenerte activa colabora a disminuir los cólicos.

TIP#7

Evitar la cafeína ya que puede alterarnos y producirnos dolores menstruales.

TIP#8

Tomar baños con agua caliente, poner compresas calientes en nuestro vientre, usar medias o mantenerte calentita logran reducir los dolores del periodo.

TIP#9

Alimentos recomendados durante esos días son la espinaca, la carne, banana o plátano y nuestro favorito chocolate.

No se recomiendan harinas ya que pueden producir hinchazón y dolor.

TIP#10

Hacer ejercicios de elongación, relajación, meditación y respiración controlada, contribuyen mucho con nuestro bienestar esos días, aminoran dolores y bajan niveles de estrés.

¡El último y más importante es que utilices nuestra aplicación móvil para poder saber qué días vas a tener tu periodo y así estar completamente preparada!

Mujer Alerta

El Dispositivo Intra Uterino popularmente llamado DIU es otra herramienta más para la planificación familiar, y vamos a presentar algunas ideas preconcebidas que se tienen sobre éste, que no siempre son acertadas, con el fin de que puedas tener un poco más de conocimiento a la hora de tomar una decisión para elegir un método anticonceptivo, cabe aclarar que siempre es importante consultar un profesional de la salud que nos guie, ya que cada cuerpo es diferente y tiene distintas formas de reacción ante los distintos métodos existentes.

MITO #1

Causa esterilidad…

Realidad: La esterilidad se la relaciona con una Enfermedad Pélvica Inflamatoria. Pero el DIU tiene la capacidad de remover las bacterias que ocasionan esta enfermedad en el sistema reproductivo, por eso también es importante que controles con tu médico no padecer ITS o infección cervicouterina.

MITO #2

Ocasiona cáncer de útero o endometriosis…

Realidad: No está comprobado que la utilización del DIU se relacione con el desarrollo de estas enfermedades, que si están más bien ligadas a su aparición por carga genética u hormonal y otros diversos factores que si contribuyen a su aparición.

MITO #3

En caso de embarazo, corre peligro él bebé…

Realidad: Un embarazo con el DIU es casi improbable, a menos que no esté colocado de la forma correcta o éste se haya desplazado de lugar. Por eso es de vital importancia que realices tus controles periódicos para saber si el dispositivo e encuentra bien.

MITO #4

Se te puede ir al estómago o a otros órganos internos…

Realidad: El DIU no puede moverse hacia los órganos internos ajenos al sistema reproductor, ni aún estando colocado de forma incorrecta, menos dañar el útero.

MITO #5

Puede ser un método abortivo…

Realidad: La utilidad del DIU es impedir la fecundación imposibilitando la llegada de los espermatozoides a las trompas de Falopio. Algunos dispositivos cuentan además con la ayuda de la hormona progesterona, que hace imposible la fecundación por el cambio producido en el PH vaginal. Todos estos efectos se van cuando el DIU es retirado.

MITO #6

Si lo usas siempre, necesitas tomar descansos…

Realidad: Algunos dispositivos pueden durar hasta 10 años, si tienes que realizar los controles de rutina. Pero no es necesario tomar descansos, incluso lo puedes utilizar mientras amamantas. No limita sensaciones en las relaciones sexuales ni genera incomodidad.

Ventajas:

Hay más del 99% de efectividad en prevención de embarazo.

Un DIU puede durar de 3 a 10 años.

Es más económico.

Se recupera la fertilidad casi de inmediato luego de abandonar el método.

No se tienen efectos secundarios hormonales.

Previenen contra el cáncer cervical.

Desventajas:

El DIU no evita que contraigas ITS (infecciones de transmisión sexual), por lo que no se recomienda su utilización en relaciones casuales sino más bien un anticonceptivo de barrera como los preservativos.

Un proveedor inserta o retira el DIU.

Puede salirse de lugar y será necesario su cambio.

Los DIU que liberan cobre pueden causar dolores menstruales más fuertes o periodos más prolongados.

Los DIU que liberan progestina pueden causar sangrado irregular y manchado los primeros meses de uso.

Los fluidos vaginales juegan un factor clave en nuestra salud y placer sexual, y cambian a lo largo de nuestra vida mientras somos fértiles. Como otros fluidos en nuestro cuerpo, la función vaginal es como una bola de cristal: nos dice que sucede, si estamos sanas o con algún desequilibrio, o si estamos en nuestro momento de ovulación o atravesando un periodo no fértil.

Es de común conocimiento que, por ejemplo, tener moco en la nariz es común, pero cuando aumentan, algo está pasando. Entonces, cuando la sangre menstrual aparece fuera de nuestro ciclo, ¿de qué nos está advirtiendo? Bueno, obviamente, hay un desequilibrio. Igual ocurre con nuestros fluidos vaginales. Podemos descifrarlos para entender nuestro sistema corporal.

El flujo vaginal se auto-regula perfectamente: limpia y protege nuestra vagina, conformada por su macrobiota o “flora vaginal”, compuesta de bacterias vivas, en su mayoría lactobacilos. Además, la acción del estrógeno es esencial para mantener este equilibrio. Si estas hormonas se alteran, la humedad se verá afectada, así como la consistencia y composición de nuestro flujo.

A medida que experimentamos variaciones a lo largo de todo nuestro ciclo, hay que saber detectar cuándo las alteraciones son parte de nuestra transformación hormonal y en que momento nos alertan de que algo está mal. La descarga vaginal es comúnmente alterada por agentes externos, ya sean desodorantes, jabones vaginales y sustancias químicas de tampones, toallas menstruales, etc.

Todo esto puede dejar a nuestra vagina indefensa sin el flujo protector facilitando la proliferación de hongos o la propagación de infecciones. Esto se manifiesta con una descarga inusual de flujo acompañada de mal olor, irritación, etc. Podemos notar que esto es una advertencia, para intentar volver al equilibrio de nuestro cuerpo.

Moco cervical:

Es segregado por el útero y sus glándulas, que bajo la influencia neurológica y hormonal, secretan distintas clases de moco a lo largo del ciclo. Su misión es bloquear el cérvix para que no entre esperma y recibirlos en el momento de la fertilidad para una posible concepción, así como generar un amortiguador que cierre y proteja la entrada de nuestro útero de posibles patógenos. Estas variaciones se pueden clasificar en tres fases:  folicular, ovulación y lútea.

Fase folicular: al final de nuestra menstruación, pasamos por un período “seco” de moco, durante el cual aparece el moco ácido cervical, concentrado en amortiguar el cérvix para protegerlo de infecciones y la posible entrada de esperma. Es un período de baja fertilidad. El moco tiene una consistencia espesa, no elástica y de coloración blanca, amarillenta u opaca. Esta fase suele durar siete días, aproximadamente, en un ciclo de veintiocho días.

Ovulación: las hormonas se están preparando gradualmente para ovular, lo que hace que las criptas del cuello uterino secreten moco más elástico y menos ácido unos días antes. Poco a poco, el flujo aumenta notablemente, por eso te sientes más húmeda. Cuando se examina, su consistencia es similar a la de la clara de huevo. Es transparente y, si lo estiras con los dedos, no se romperá. Podrás notar que se aproxima el día pico de su fertilidad. Es entonces cuando el cuello uterino se dilata y se alinea con la vagina para la posible entrada del esperma.

La función de este moco fértil es proteger y encaminar el esperma de la vagina a los tubos uterinos, además de proporcionar más tiempo de vida: (pueden permanecer vivos de tres a cinco días dentro de nuestro cuerpo). Por otro lado, nos proporcionan más lubricación para aquellos días de libido inminente.

Fase lútea: se produce la ovulación. Si el ovocito no se fertiliza tres días después del día de máxima fertilidad, el tapón de moco reaparece en el cuello uterino que cierra la entrada al útero y nos protege contra los agentes patógenos. Este período disminuye la fertilidad y así será hasta el comienzo del próximo ciclo.

¡Vamos a conocer nuestros fluidos!

La vagina y sus glándulas secretan fluidos lubricantes de la excitación sexual. Estos están compuestos de agua, piridina, escualeno, urea, ácido acético y ácido láctico, entre otros. Su consistencia dependerá de la fase del ciclo en que se encuentre. El escualeno es nuestro lubricante natural por excelencia, una sustancia que también existe en el hígado de los tiburones. Interesante, ¿verdad?

El único flujo vaginal que nos duele es el que se forma cuando se padece un hongo o una infección, ya que su manifestación suele ser incómoda. La mayoría de los productos químicos, como los protectores diarios, diseñados para ocultar el moco vaginal, atacan nuestro propio sistema de defensa y interfieren con nuestra ecología vaginal.

El estrés, así como la mala nutrición o las bajas defensas, entre otras cosas, influyen sobre el moco guardián sagrado. Es hora de interactuar con nuestro ecosistema fluido y protegerlo con la ayuda de alimentos que contienen probióticos, así como dejarlos libres de productos artificiales que afecten a nuestro cuerpo.

¿Te sorprenderías si te dijera que eres lo que comes?

Detrás de esta pregunta, hay otra. ¿Puede la comida determinar cómo te sientes?

La respuesta a ambas preguntas es: Sí, lo eres y Sí, puede. Continuar leyendo “Alimentos Para Evitar Durante el Síndrome Premenstrual”