Es el sangrado periódico mensual en una mujer, nombrado comúnmente período menstrual. Durante el mismo, en tu útero las paredes se recubren y preparan para tu etapa fértil y un embarazo. En el caso de no quedar embarazada, las hormonas como estrógenos y progesterona disminuyen en cantidad dando la señal para que comience el sangrado vaginal llamado comúnmente menstruación. En ese momento se elimina el recubrimiento cíclico que se produjo en las paredes del útero.

El ciclo menstrual se cuenta desde el primer día del sangrado o periodo hasta el primer día del próximo período. Generalmente tiene una duración de 28 días, pero como hemos dicho en varias ocasiones cada mujer es distinta con sus características particulares. La duración además puede ser distinta en cada mes. Por eso es importante que anotes en cada mes las fechas de tu período en nuestro calendario menstrual, así además podrás compartir los reportes y estadísticas que saca nuestra aplicación con tu especialista cuando vayas a consulta.

Luego de la etapa de sangrado y a la mitad de tu ciclo viene la etapa de la ovulación o etapa fértil. Es cuando tus ovarios producen y liberan óvulos para fertilizarse con un espermatozoide, consiguiendo un embarazo. A veces la etapa fértil se adelanta por lo cual si deseas o no planificar un embarazo tienes que tener en cuenta hasta 3 días antes de la fecha calculada de ovulación a la hora de tener relaciones sexuales. Puedes tener en cuenta en la aplicación de Mujer Alerta que saca un estimativo aproximado de cuando empieza la etapa fértil. Pero además sienes cambios en tu cuerpo tales como el flujo vaginal aumenta, es distinto y transparente. En algunas ocasiones existen calambres en la zona pélvica. Además puedes estar más nerviosa, con apetito o piel mas reseca.

ALGUNOS ANTICONCEPTIVOS MAS FRECUENTES

Luego muchas mujeres sienten comúnmente síntomas de síndrome pre menstrual con una cantidad de signos y síntomas que ocurren durante la etapa lútea antes del próximo ciclo.

Ahora es muy probable que te preguntes; ¿Qué señales debo tener en cuenta para detectar algún problema en mi ciclo?

Bueno a continuación nombramos algunos:

  • Si existe ausencia de menstruación por más de 3 meses sin estar embarazada, lactando, con perimenopausia o menopausia.
  • Si tus períodos son muy irregulares.
  • Sientes mareos, debilidad, dolores en el pecho o dificultades respiratorias después o durante el período.
  • Si sufres de un sangrado excesivo o muy intenso durante varios días.
  • Si sufres de fiebre o sientes malestar después de haber usado tampones.
  • Si tienes dolores menstruales muy intensos que no se calman con medicamentos de venta libre.
  • Si sufres de dolores de cabeza intensos antes o durante el período.
  • Si despides coágulos de sangre muy grandes en tu flujo menstrual.
  • Si es frecuente que sangres cada vez que tienes relaciones sexuales.
  • Si hay sangrado luego de haber entrado a la menopausia.

 Es recomendable que consultes a tu especialista si tienes algunos de estos síntomas o quizás otra molestia.

¿En que afecta mi ciclo menstrual a mi salud?

Los cambios hormonales pueden provocar síntomas o agravar otros padecimientos.

Algunos tales como anemia, asma, depresión, diabetes, colon irritable o dificultades para embarazarse.

Por eso es importante consultar con especialistas y hacer chequeos periódicos de hormonas, PAP, ecografías y demás. De esa forma contarás con un bienestar y buena salud en todo tu cuerpo.

SIEMPRE JUNTO A VOS!

A toda nuestra comunidad de mujeres directa o indirectamente nos afecta éste concepto. En la sociedad moderna las mujeres tenemos distintas obligaciones o metas, por eso es necesario que sepamos bien lo que es y aunque nos sorprenda es un aspecto relativamente nuevo que se incorporó en los últimos años con el avance de los derechos de la mujer en la sociedad.

Primeramente vamos a explicar su significado. Este comienza siendo un derecho de todas las personas para acceder a una vida saludable, sin riesgos y un factor para la sexualidad responsable. Es una estrategia que permite a la pareja o a la mujer poder decidir cuándo tener hijos, cuántos tener, evitar situaciones de riesgo para la madre y el bebé, logrando a la vez una mejor calidad de vida. También permite lograr el tiempo de recuperación adecuada entre un embarazo u otro.

Hablando un poco del nacimiento de éste derecho, es bastante reciente a pesar de la importancia del mismo. Recién en el año 1968 la ONU, lo declaró como derecho fundamental. A lo largo de la historia universal de la humanidad, los desafíos para planificar, evitar o retrasar embarazos fueron una lucha interna entre mujeres y niñas. Después de haberse logrado este objetivo, hoy en día corre peligro este derecho donde existe la desinformación, la falta de acceso o disponibilidad de métodos anticonceptivos. Por eso es muy importante tener conocimiento del concepto de esta facultad.

La selección de un método anticonceptivo es algo individual se adecua al estilo de vida, salud, edad creencia y experiencia de la pareja. A la hora de elegir se toma en cuenta la opinión orientativa profesional de un médico porque no todas las personas pueden usar cualquiera de los métodos anticonceptivos a nuestro alcance o ayudar a planificar un embarazo exitoso.

Algunos de los métodos anticonceptivos más frecuentemente utilizados son:

  • Las pastillas anticonceptivas
  • Inyectables
  • DIU
  • Chip hormonal
  • Preservativo
  • Ligadura de trompas (mujeres)
  • Vasectomía (hombres)
  • Métodos basados en el conocimiento de fertilidad en el ciclo menstrual

Para encontrar el método más adecuado es importante que reúna las siguientes propiedades: que brinde protección y seguridad, de fácil acceso, que no ponga en riesgo la salud o genere dificultades en el cuerpo. 

Para comenzar a planificar puedes empezar en cualquier momento, y siempre tener en cuenta acudir a un profesional que pueda orientarte con el método que consideres adecuado para utilizar.

El Dispositivo Intra Uterino popularmente llamado DIU es otra herramienta más para la planificación familiar, y vamos a presentar algunas ideas preconcebidas que se tienen sobre éste, que no siempre son acertadas, con el fin de que puedas tener un poco más de conocimiento a la hora de tomar una decisión para elegir un método anticonceptivo, cabe aclarar que siempre es importante consultar un profesional de la salud que nos guie, ya que cada cuerpo es diferente y tiene distintas formas de reacción ante los distintos métodos existentes.

MITO #1

Causa esterilidad…

Realidad: La esterilidad se la relaciona con una Enfermedad Pélvica Inflamatoria. Pero el DIU tiene la capacidad de remover las bacterias que ocasionan esta enfermedad en el sistema reproductivo, por eso también es importante que controles con tu médico no padecer ITS o infección cervicouterina.

MITO #2

Ocasiona cáncer de útero o endometriosis…

Realidad: No está comprobado que la utilización del DIU se relacione con el desarrollo de estas enfermedades, que si están más bien ligadas a su aparición por carga genética u hormonal y otros diversos factores que si contribuyen a su aparición.

MITO #3

En caso de embarazo, corre peligro él bebé…

Realidad: Un embarazo con el DIU es casi improbable, a menos que no esté colocado de la forma correcta o éste se haya desplazado de lugar. Por eso es de vital importancia que realices tus controles periódicos para saber si el dispositivo e encuentra bien.

MITO #4

Se te puede ir al estómago o a otros órganos internos…

Realidad: El DIU no puede moverse hacia los órganos internos ajenos al sistema reproductor, ni aún estando colocado de forma incorrecta, menos dañar el útero.

MITO #5

Puede ser un método abortivo…

Realidad: La utilidad del DIU es impedir la fecundación imposibilitando la llegada de los espermatozoides a las trompas de Falopio. Algunos dispositivos cuentan además con la ayuda de la hormona progesterona, que hace imposible la fecundación por el cambio producido en el PH vaginal. Todos estos efectos se van cuando el DIU es retirado.

MITO #6

Si lo usas siempre, necesitas tomar descansos…

Realidad: Algunos dispositivos pueden durar hasta 10 años, si tienes que realizar los controles de rutina. Pero no es necesario tomar descansos, incluso lo puedes utilizar mientras amamantas. No limita sensaciones en las relaciones sexuales ni genera incomodidad.

Ventajas:

Hay más del 99% de efectividad en prevención de embarazo.

Un DIU puede durar de 3 a 10 años.

Es más económico.

Se recupera la fertilidad casi de inmediato luego de abandonar el método.

No se tienen efectos secundarios hormonales.

Previenen contra el cáncer cervical.

Desventajas:

El DIU no evita que contraigas ITS (infecciones de transmisión sexual), por lo que no se recomienda su utilización en relaciones casuales sino más bien un anticonceptivo de barrera como los preservativos.

Un proveedor inserta o retira el DIU.

Puede salirse de lugar y será necesario su cambio.

Los DIU que liberan cobre pueden causar dolores menstruales más fuertes o periodos más prolongados.

Los DIU que liberan progestina pueden causar sangrado irregular y manchado los primeros meses de uso.